Nuestras recomendaciones también en la prensa

Hoy, en el Diario de Navarra, publican una entrevista con nuestra nutricionista Nerea Cenoz sobre cómo sobrevivir a las navidades.

Os la copio:

Navidades y engordar no tienen porqué ser sinónimos, pero sin embargo para muchas personas las comidas y cenas de estas fiestas suponen cambiar de agujero en el cinturón. “Hablamos de una media de dos o tres comidas especiales a la semana sobre catorce del total. El resto son días normales, en los que hay que comer normal y nunca de sobras”, afirma la nutricionista Nerea Cenoz.

“Mucha gente dice que no tiene miedo a coger peso en Navidad porque no comen casi o que de ver tanta comida se llenan enseguida o que no le gustan los dulces navideños. pero luego las estadísticas de dos o tres kilos por persona están ahí”.

No comer sobras es una de las reglas de oro según la experta. De ahí, que es de vital importancia calcular bien cuánta comida se coloca encima de la mesa, para cuántas personas se va a cocinar y “así no estar comiendo sobras el resto de la semana”.

Una forma de ser realista y mantener el peso a raya en estos días es suprimir el picoteo. Una fórmula buena consiste en añadir en un plato todos los entrantes que se van a comer y luego utilizar un segundo plato para la ración. “Así, si queremos poner ensaladilla, langostinos, paté, embutidos, revueltos. sería más conveniente que el anfitrión emplatase para cada persona la ración que crea oportuna, que de seguro nunca será escasa”.

Cuando ante nuestros ojos hay un mar de manjares, la nutricionista apunta una regla de oro que se puede poner en práctica: probar las cosas que más engordan y comer las que menos.

Las comidas y cenas de navidad suelen ser tardías y no se debe ir con el estómago vacío. En estos días, más que nunca, es muy importante las cinco comidas al día. “Mucha gente piensa erróneamente que como va a comer mucho es mejor que no almorzar, así que llega a la comida con mucho más hambre y come más”, apunta Cenoz.

El comer despacio y masticar bien los alimentos es otro de los hábitos que hace que ingiramos menos cantidad de alimento. Hay dos trucos para ver si lo hacemos bien. Uno, muy lógico: “si acabamos los primeros es que masticamos menos que los demás, a no ser que hablemos mucho”. Y otro, la cantidad de líquido que tomemos. “Si comemos con una copa de vino o un vaso de agua es más probable que mastiquemos mejor que si requerimos de medio litro de líquido, ya que entonces utilizamos ese de vehículo para pasar la comida”.

La sobremesa es un momento delicado. “Mi consejo es no tener nada al alcance de la mano. Si queremos comer un polvorón o servirnos una copa, tengamos bien que levantarnos o pedírsela a alguien, para que seamos en todo momento conscientes de nuestros actos. Por que empezamos mirando el envoltorio de un bombón. y acabamos con el bombón en la boca y ya sabemos el dicho “un minuto en la boca y toda la vida en las caderas”. Hay que tener en cuenta que las cosas que comemos en la sobremesa son las que más energía tienen: dulces y alcoholes, además son kilocalorías vacías, es decir, que no aportan nada a nuestro organismo y se transforman rápidamente en grasas de reserva.

La nutricionista subraya que estas fiestas también son días de vacaciones, en los que debemos de aprovechar el tiempo libre. “Es fácil compensar los excesos de comida con ejercicio físico, cada uno de acuerdo a sus posibilidades”.

Cenoz recurre a una frase de Valentín Fuster, un prestigioso cardiólogo, del que se consdiera admiradora: “No debería de faltar nunca en la cesta de la compra, el cerebro de la persona que está comprando”. A su juicio, es un buen consejo, para tomar nota.

This entry was posted in Articulo and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>